Page Articles in Spanish

Una breve visión general del programa de mathemáticas del Instituto Waldorf

por Ron Jarman
Download the article: Una breve visión general del programa de mathemáticas del Instituto Waldorf


En los trabajos en institutos, es la acción de pensar lo que se convierte en el alma rectora en la tercera fase del crecimiento del individuo, es decir el tercer septenio. “El pensamiento”, como dijo Rudolf Steiner, “es un ser único que lo impregna todo”. Hay cuatro fases en el desarrollo y el fortalecimiento de la actividad del pensamiento y corresponden al camino que transcurre entre las clases (o cursos) de 3º y 4º de laESO y 1º y 2º de Bachiller.

Sin embargo, las tres partes de la actividad del alma se desarrollan durante una fase más tardía desde los catorce años en adelante. Mientras que la propia alma del adolescente entra en sus actividades corporales, tiene que experimentar y superar el caos interioren tanto aprende a mirar todas las cosas del mundo desde un nuevo punto de vista.

En las matemáticas, así como en otras asignaturas, el estudiante de 3º de laESO quiere experimentarlo todo de nuevo. Acoge el cambio de pasar a tener un profesor del curso, a que cada asignatura sea impartida por alguien que ha trabajado para ser un experto en ello, apoyado por los rigores de una carrera universitaria y una vida de experiencia. Los profesores que están en sus veinte y treinta años son a menudo las mejores personas para enseñar a los jóvenes que están en institutos. El estudiante de 3º de laESO quiere que le muestren de nuevo cómo hacer, por ejemplo, sumas y divisiones largas, pero ahora siendo completamente consciente de ello, comprendiendo las razones de cada trazo del esquema expuesto. El objetivo subyacente ya no es recibir un acierto del profesor al final de cada cálculo. El estudiante quiere ser capaz de saber por sí mismo si sus respuestas son correctas o no. La autoridad de un solo profesor se reemplaza por la experiencia y la orientación de la misma verdad. A pesar de las obvias mentiras, medio verdades, decepciones e hipocresías en el mundo y en el entorno inmediato del adolescente, este quiere por encima de todo encontrar esos reinos donde puede afirmar y experimentar que el mundo es real. Cuando era un niño necesitaba que le aseguraran que el mundo es esencialmente bueno. Entre aproximadamente los 7 y 14 años, lo que necesita es que le confirmen que el mundo es bello. Cuando básicamente ha fortalecido sus ganas y sus sentimientos respectivamente, ahora necesita esta tercera garantía de que le ayude a encontrar un hogar terrenal para su propia personalidad.

To continue reading download the srticle link above.